Skip navigation

Gracias a las redes sociales podemos explicar, difundir y debatir sobre diferentes temas,  a menudo conflictivos. Y podemos hacerlo al margen de intereses políticos y tergiversaciones mediáticas.

El sábado, día usualmente de poca actividad en twitter, ardían los hasthags #somescola #jonoacato (#somosescuela #yonoacato) y en el TL se reflejaba la indignación que sentimos la mayoría de catalanes por la sentencia del TSJC.  Llevamos 30 años viviendo, conviviendo,  con un modelo de inmersión lingüística que se ha demostrado efectivo, que ha ayudado a la integración y cohesión social de los catalanes y que es reconocido mundialmente.

Frente a nuestros comentarios,  algunos ciudadanos del resto de España nos apoyaban,  pero otros muchos echaban pestes con tuits groseros, irrespetuosos y maleducados. Y por supuesto que todo el mundo es libre de pensar y opinar lo que le venga en gana. En este caso sin embargo, creo que muchas de las críticas son fruto de la intoxicación, del desconocimiento y de la intolerancia.

Inicié debate con @jorgetalytal. De entrada pintaba mal y sentía que me estaba metiendo en un bucle. Recibí algunos DM (mensaje directo) de apoyo diciéndome que lo dejara,  que no valía la pena, que pasara del tema. Sea como fuera, finalmente, y después de más de una hora debatiendo, Jorge dijo: Si yo sé perfectamente que es un conflicto ficticio inventado por intereses políticos. La gente convive bien. Y eso lo sabe cualquiera que haya estado en  Catalunya.

Sí, sí señores. En Catalunya se convive bien. Ayer por la tarde, @Enric_Hernandez soltó Me preocupa que el catalán se convierta en arma arrojadiza entre los partidos el 20-N. Estamos rompiendo todos los consensos?” y pedía opinión.   A mí también me preocupa que el catalán se convierta en el arma de algunos partidos. Me preocupa y me da pena que se pretenda crear mierda donde no la hay con fines puramente electorales y basados en la intoxicación, el desconocimiento y el engaño de unos cuantos descerebrados.   Mi respuesta a Enric fue “miedo al creciente independentismo? Vuelta a la  catalanofobia? Romper cohesión?” a lo que él añadió:  A espiral de confrontación, que alimenta extremos.

Si para él extremos son ideologías como las del PP y C’s,   de acuerdo con él (sobran explicaciones). Pero me temo que también se refería  al independentismo. En este caso  yo “ya” no lo calificaría de extremo,  sino de un sentimiento creciente y natural que va surgiendo en una sociedad que empieza a estar harta de poner siempre la otra mejilla, de ser  “el seny”, de tirar del carro y  de salvar el culo a algún que otro político inepto… y encima sentirse atacada.  En resumen,  una sociedad cansada de ser  la “cornuda y apaleada”.

Anuncis

7 Comments

  1. Monica
    Totalment d’acord: aquí parlem dues lleng_es i no tenim cap problema de cohesio. Anims petons

  2. Estimada Mónica. Sabes que disiento diametralmente y respetuosamente de tu modelo de Estado y de tus planteamientos respecto a Cataluña. Y antes de nada, quisiera hacer una consideración previa: por el mismo motivo que no generalizas los comentarios procedentes de fuera de Cataluña, tampoco debes hacerlo con los de los catalanes; muchos nos sentimos tan españoles como catalanes, y sabemos que, con independencia de los sentimientos, es exactamente así como lo recogen las leyes. Leyes que acatamos y respetamos, aunque en algunas ocasiones pudieran no gustarnos (no es este caso).
    Quiero aportarte mi punto de vista respecto a algunos temas que tocas, como el de que C’s y PP sean “extremos”. Para mí no lo son, ya que ambos son partidos democráticos, uno de derechas (PP) y otro de centro (C’s). Ahora bien, en lo que sí difieren radicalmente con partidos nacionalistas es en el modelo de Estado: C’s y PP (este solo a veces) son partidos constitucionalistas y por tanto autonomistas, no nacionalistas o independentistas como los otros partidos catalanes.
    El fin de semana pasado se ha debatido mucho, y en su mayoría mal, confundiendo el fondo del asunto. En realidad, lo que sucedió el viernes es que un auto del TSJC conminaba a la Generalidad a cumplir las sentencias del TS y del TC relativas al modelo de educación, para que tal como dicen las leyes (Constitución, y Estatut ya adaptado a la CE) la educación se realice con las dos lenguas vehiculares (castellano y catalán, no solo una) de forma EQUILIBRADA (algo muy distinto de la proporción actual: 25 h. semanales en catalán frente a 2h. en castellano. En definitiva, se trata de cumplir las leyes y sentencias vigentes, y aplicar un modelo educativo bilingüe. Mucha gente decía “que se ataca al catalán”, que se quiere “imponer el castellano”, y otras barbaridades similares, y no era este el fondo de la discusión.
    Por otro lado, coincido contigo en que el uso del idioma se está politizando, sí. Pero no desde hace un par de años, sino desde hace 30. Desde que CiU utilizó el catalán como piedra angular para la “construcción nacional” (así lo han dicho numerosos líderes nacionalistas). Esa es la clave. Quienes han empezado a utilizar el catalán como arma política han sido los nacionalistas, en tanto que muchos ciudadanos tragaban, por no “significarse en contra”, hasta que una parte de la sociedad ya no pudo más. De ahí el nacimiento de partidos como C’s, representando a una parte de la población, progresista y no nacionalista, que nos vimos traicionados y defraudados por un partido presuntamente socialista (psC) que dió varias vueltas de tuerca más al modelo de inmersión y al nacionalismo “de izquierdas” (algo absolutamente excepcional a nivel mundial, ya que los nacionalismos siempre se han considerado en el resto del mundo como una ideología de extrema derecha. Ej: Le Pen, Haider, Hitler, etc.).
    También coincido contigo en que en Cataluña se vive bien, o tan mal como en el resto de España por la crisis acuciante. Y que en la calle no hay conflicto lingüístico, cierto, pero es en la Administración Pública y en la Educación especialmente, donde se impone una lengua sobre otra (lo mismo que hizo Franco en su época, pero ahora es más grave, por estar en democracia). No estoy de acuerdo con que la mejor forma de defender el uso de una lengua sea imponerla, no, flaco favor le hacen al idioma y a quienes lo hablan.
    Yo también deseo que vuelva el “seny” catalán, el sentido común, y que se deje a la gente utilizar (en Cataluña) el idioma cooficial con el que más cómodo se sienta, tanto en su vida privada como en el ámbito público, ¿A que nos entendemos perfectamente, sin necesidad de pinganillos? Y también espero que todos, políticos y ciudadanos, seamos respetuosos y leales cumplidores de las leyes. Que si no nos gustan, hay mecanismos legales para cambiarlas, no pasa nada.

    Un cordial saludo,
    Luis Fernández del Campo

    • Mira que em surt l’alerta ara i veig el comentari.
      Amb tots els respectes… son uns arguments massa fluixos.
      C’s de centre? si es un partit que defensa radicalment un model jacobí primant les llibertats individuals per damunt de tot, per què està en contra d’exercir la teva llibertat al anar a votar a la consulta sobre la independència (ja sigui SI, NO o en BLANC)

      Si dius que s’han de respectar les lleis, perquè no vols respectar la de Cinema en Català, o la de Consum que obliga a que tots els productes que és venen a Catalunya han d’estar etiquetats com a mínim en català (i amb totes les demés llengües que vulguis: Castellà, Urdu..) -i per sinó ho saps, NO és compleix-

      Si vols complir les lleis, perquè no estàs d’acord amb la tramitació del Parlament català on un 80% de la cambra estipula la fi de les curses de Braus?
      O només vols que és compleixin les que van a favor teu?

      L’evocació de nacionalisme amb nacionalsocialisme és massa antic per escriure-ho avui dia home. Interpreto que ets sents espanyol, que no estàs content si guanya la Roja? o que vols que el Govern francès et digui el que has de fer? i és dolent?
      O és que el nacionalisme espanyol és bo i el català dolent?

      I resumint el tema llengua. El Català, no és una llengua minoritària, (el parlen 14milions) però si minoritzada perquè està envoltada de dos monstres (en el bon sentit) lingüístics com son el castellà i el francès. S’ha de “defensar” sobretot a educació i administració perquè la gent pugui conèixer els dos. Si ho deixes a la lliure designació popular, òbviament moriria.
      I els catalans no tenim cap conflicte lingüístic, cert, perquè sabem com a mínim dos llengües. Recorda que bilingüísme es saber les dos llengües perquè hom s’expressi lliurement en la que vulgui. Tot el demès son excuses monolingües perquè se’ls atengui només amb la seva llengua, ja sigui perquè no tenen capacitat per aprendre-la o falta de ganes i prefereixen imposar la seva en base a fronteres de DNI.

      La teva frase final ho resumeix perfectament:
      “¿A que nos entendemos perfectamente, sin necesidad de pinganillos?”
      És a dir, si tots parlem castellà… perquè anem a parlar català?

  3. És molt cansat aquest tema. és i serà la nostra llengua i país, element de recaptació de vots. El PSOE ha perdut qualsevol benefici amb una hipotética defensa de la pluralitat davant el corratjós atac del PP. La patrimonialtzació del vot anticatalanista és de dretes, amlgrat ara sembla que és barallin a veure qui ens la fa més grossa.

    Ser bilingüe no és haver de posar tot en les dos llengües, no és que vagis al super i t’hagis de trobar llet/leche, es que és poden usar qualsevol de les dües, en converses, en textos, i qualsevol ha de ser capaç d’entendre-les i respondre en qualsevol de les dos.

    I d’això sabem que els únics bilingües som els catalans, que els castellans ho son a la seva manera (és a dir, dient-s’ho i contestant en castellà, que per això son “bilingües”)

  4. El catalán, como sabes, no es mi lengua materna y tampoco la hablo habitualmente. Sobre todo por temas laborales. Pero, no comparto ni compartiré jamás un discurso basado en la agresión a la cultura de un pueblo. Y la lengua es cultura. Recuerdo cuando durante la dictadura el catalán era una lengua escondida, una lengua que se solía hablar en las casas y en los pueblos, y con el miedo al “qué dirán”, pero, si Franco y sus secuaces no consiguieron acabar con ella, no lo van a hacer ahora cuatro politicuchos recién llegados con aspiraciones de notoriedad. Nací en Barcelona, de padre aragonés y madre catalana, mis abuelos de Andalucía, Madrid, Zaragoza y Pamplona, diversidad esta que me hace sentir como propias las raíces de todos ellos, pero, ante todo soy catalán, me siento catalán y me gusta ser catalán. Jamás renegaré de mis raíces, pero, tampoco permitiré que nadie venga a decirme lo que quiero ser o cómo debo construir mi País.
    Lucharé y batallaré porque el catalán sea lo que debe ser. Sin ruidos excesivos, sin crear conflictos artificiales, tan solo con el único arma qué tengo a mi alcance: la palabra.
    Me hubiera gustado contestarte en catalán, y seguro que lo hubiera hecho, pero confío en que alguien, en algún lugar no muy lejano, lea esto y entienda que lo único que queremos es defender un sistema que ha funcionado bien y que ha permitido que hoy, nuestros hijos, hablen, piensen y razonen en la lengua que ellos decidan, sin renunciar a nada. Esto es cultura, pero también libertad.

    • benvolgut Lluis; subscric el teu comentari. cal gent amb les idees tan netes i clares com tu. la cultura és riquesa, la llengua és riquesa- a què tenen tanta por?

  5. M’ha agradat molt tant l’entrada com la majoria de comentaris. Per treure’s el barret el del Luis. La meva besàvia paterna era gallega i en canvi les seves filles parlaven el català i coneixien el castellà perquè eren mestres Els que som catalanoparlants no volem imposar la llengua –com s’ha recordat,n’hem estat víctimes–, sinó tenir els mateixos drets lingüístics que els dels castellanoparlants.

    Si els arguments per defensar les polítiques del PPC i de C’s són els de dividir i classificar el panorama polític entre constitucionalistes vs independentistes, són bastant demagògics i em confirmen el que sospitava. Aquests partits volen aplicar el que han experimentat al País Basc, que els ha sortit força bé: la confrontació civil. Crear dos bàndols: els meus i els altres, que són els enemics perquè no pensen igual. Això és el que em causa pavor i m’indigna que es justifiqui com a recurs democràtic i constitucionalista. Alerta, és evident que és un estratagema que dóna molts vots a la resta de l’Estat, però també es vol esberlar la cohesió social. Suposo que per esgarrepar possibles votants. Si reduïm la societat catalana entre espanyolista i catalanista se li gira feina.

    No n’aprendran ni n’aprendrem mai.

    Gràcies,


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: